De Canal a Gran Vía: bares en Madrid donde practicar post-teatring

ruta-de-bares-en-madrid-canal-gran-via-L

¿Has oído hablar del post-teatring? Seguro que llevas años practicando, aun sin ponerle nombre, esta rutina que podría inquietar a actores y directores de escena, y que la mayoría del público disfruta. Nos referimos, en otras palabras, a ‘las cañas de después’, ese tiempo en que con una buena cerveza y tenedor en mano nos volvemos los críticos más feroces o confesamos nuestra ferviente adoración ante lo que acabamos de ver sobre el escenario. Tenemos mucho que decir. ¿Y dónde escondernos para que nadie nos oiga? Precisamente la capital no es una ciudad huérfana de cervecerías. Al contrario, hay tantos bares en Madrid como para poder elegir uno distinto después de, por ejemplo, disfrutar de un buen musical, como La viuda alegre. Por concretar, te proponemos una ruta desde Teatros del Canal a Gran Vía con nuestros locales favoritos para compartir una buena post-función.

Pontón (C/ García de Paredes, 11)

Te contaremos un secreto: al igual que, según dicen, a muchos hombres se les conquista por el estómago, a los trabajadores y espectadores de los Teatros del Canal también. Concretamente, el Pontón nos enamoró por sus tortillas, que sirven en el momento o por encargo. Aunque tienen comedor, te recomendamos una cerveza y un pincho en la barra, junto con los habituales del barrio, que han encontrado en esta taberna su lugar de referencia. Hay que llegar pronto, porque si tienes la suerte de que no haya mucha gente, echan el cierre a las 23:00 (pero tranquilos, que si hay ambiente, ¡nadie os va a cortar la fiesta!).

Lambuzo (C/ Ponzano, 8)

lambuzo-bares-en-madridLos laureles en la puerta aclaman el éxito de este bar donde puedes disfrutar de cocina andaluza del siglo XXI por 1,50 € la caña y unos 3,50 € por tapa. Platos abundantes que combinan tradición y ‘nouvelle cuisine’, y que puedes tomar tanto en la barra como en el comedor hasta las 23:30 (o hasta las 24:00 los viernes y sábados), aunque el local permanece abierto hasta las 02:00. Los celiacos o intolerantes a la lactosa agradecerán que la carta indique absolutamente todos los alérgenos de cada plato. Nuestra recomendación: la hamburguesita con rabo de toro y las patatas fritas que sirven como aperitivo.

Bodega de la Ardosa (C/ Santa Engracia, 70)

La-Ardosa-Bares-en-Madrid-cc-angel-Flickr

La fachada de la Bodega de La Ardosa, un clásico de los bares en Madrid.

Seguimos nuestro recorrido por un imprescindible de los bares en Madrid. La Ardosa lleva abierta desde 1892 y su fachada con azulejos y sus paredes llenas de botellas (que puedes tomar allí o comprar para llevártelas a casa) le dan ese toque de bar de toda la vida. Para picotear, lo mejor son las bravas, y si vas después de una función matinal, no te olvides de su vermú.

Top10 (C/ General Cisneros, 19)

Decoración inspirada en la Exposición Universal de París de 1889 y un gran ventanal a la calle te esperan en este polifacético local, donde lo mismo te sirven un tapa de queso de cabra que un ‘mojiterráneo’ (un combinado hecho con ginebra en vez de ron y con trozos de limón y naranja, ¡súper fresquito!). Con un ambiente muy acogedor que invita a la relajación, el Top10 nos gusta sobre todo para ‘arreglar el mundo’ (y organizar la próxima quedada teatral) junto a un cóctel o un café. Si lo prefieres, ¡también puedes pasarte un martes a uno de sus talleres de gastronomía!

Mercado de San Ildefonso (C/ Fuencarral, 57)

Es imposible definir el perfil de este nuevo mercado de delicatessen, porque reúne literalmente a todas las tribus urbanas de los bares en Madrid: hipsters (cómo no), estudiantes extranjeros, parejas en su primera cita, grupos de oficinistas en plena celebración… Todo el mundo tiene cabida, tanto en su público como en su oferta culinaria: crepes, jamón, marisco, comida vegetariana, sushi… Al igual que en un mercado de abastos, compras lo que te apetezca en cada puesto, y luego puedes tomártelo en su terraza o resguardado en la tercera planta del edificio.

La tita Rivera (C/ Benito Pérez Galdós, 4)

La tita Rivera continúa con la línea industrial de moda en los bares en Madrid, combinando el acero y las vigas vistas con sillas diferentes, de estilo vintage. Si quieres cambiar un poco, después de tanta cerveza, te recomendamos que pidas su sidra seca, que ha sido galardonada en certámenes internacionales. Hasta las 24:00 horas puedes además disfrutar del verde de su terraza. ¿Tienes hambre? Prueba las croquetas de huevos rotos con chorizo o pide una tabla de ‘casis’ para compartir. El “pero” es la consecuencia de su éxito: está siempre hasta la bandera.

Los rotos (C/ Infantas, 6)

los-rotos-bares-en-madrid

El interior de Los rotos.

Si La tita está lleno, o si prefieres una cena más contundente donde esponjar el alcohol, te gustará este sitio de camino al barrio de Chueca. El dueño de Los rotos tiene dos bares en Madrid, uno en la calle Huertas y este, más amplio pero con la misma carta, calidad y precios. Sus exquisitas sartenes de huevos rotos (nuestras favoritas son la de queso y nueces y la de morcilla) puedes pedirlas dentro de un mollete de pan por tan solo 3 €. Aviso para navegantes: ¡llenan!, ¡pedid con moderación!

La terraza de arriba (Plaza Vázquez de Mella, 12)

Terminamos nuestro recorrido en las alturas. Hemos caminado más de 3 km por tres barrios diferentes, así que nos merecemos un premio. En la octava planta del hotel Oscar Roomate se encuentra esta terraza con piscina (sí, puedes usarla, previo pago), que presume de ofrecerte una de las mejores vistas de Madrid, con el rascacielos de Telefónica y el Edificio España como fondo. Música chill out y sofás bajos donde tumbarte a saborear un gin-tonic. El post-teatring es duro, disfruta del descanso del guerrero.

oscar-terraza-bares-en-madrid

La terraza del hotel Óscar en Madrid.

Etiquetas

, , , , , , , ,