Tres valores para la vida que tus niños aprenderán en el teatro

visita-teatro-ninos-sergio-gonzalez-valero

¿Tus vecinos, hermanos, compañeros de trabajo, todos llevan a sus retoños a clases de teatro para niños? ¿Nunca te habías fijado en que había tanta oferta de espectáculos infantiles en Madrid? ¿Tu hijo sabe mejor que tú lo que hace un tramoyista? ¿Por todos lados oyes hablar del Festival TeatraliaPuede parecerte que este ‘boom’ no tiene mucho fundamento, pero antes de que te entren las teorías conspiratorias, échale un vistazo a nuestro post. Una vez conozcas los valores que el teatro transmite a los niños, entenderás por qué se ha convertido en la actividad más demandada.

Aprender a reconocer emociones y expresarlas

De esto saben mucho en las escuelas donde imparten talleres de teatro para niños, como es el caso de Cuarta Pared. Allí repiten con frecuencia la palabra ‘pedagogía’ y nos insisten: “no formamos a niños actores. El teatro para niños tiene muchos beneficios independientemente de la profesión que luego elijan”.

logo-sala-cuarta-paredLlegamos a la clase con tiempo de antelación, y los niños están deseando entrar. Tienen entre cinco y siete años, y se lo pasan bien, de eso no hay duda. Algunos de ellos, nos cuenta la profesora, vienen desde muy lejos, ya sea por placer o por recomendación del colegio: “Algunos padres nos dicen que sus hijos tienen un problema de relación con otros niños, o que tienen dificultades para expresarse, pero en clase ganan mucha confianza y se desinhiben”.

Hoy toca trabajar acerca de “las cosas que nos dan miedo”. En estas clases los niños aprenden a reconocer las emociones, propias y ajenas, y a manifestarlas. Al ponerse en el lugar de sus compañeros, además, comprenden que hay diferentes formas de ver el mundo. “¡A mí no me da miedo nada!”, exclama Jorge, uno de los alumnos.

Este tipo de escuelas de teatro para todas las edades y perfiles se reparten por toda la geografía española, como por ejemplo la Escuela de Teatro Remiendo, donde aficionados desde los 3 años de edad pueden acercarse al teatro como ocio o como complemento a su actividad profesional o académica.

El teatro para niños como ejemplo del trabajo en equipo

En las clases de teatro para niños se incentiva la individualidad, pero sobre todo, el trabajo en equipo: escuchar, respetar y cuidar a los compañeros son las normas básicas, así como “jugar a todos los juegos”.

En estos “juegos” se intenta dar a los niños herramientas para el teatro, sí, pero también para la vida: las improvisaciones les hacen tener que escucharse, ponerse de acuerdo, y decidir entre todos. “Hacemos hincapié en cómo se resuelve el conflicto de una escena, más que en el conflicto en sí”, nos explican.

Entender y valorar la constancia y la importancia del trabajo en equipo es también uno de los objetivos del colegio Nuestra Señora de Loreto, donde han puesto en marcha un proyecto muy particular: “Les hemos explicado la vida interna de un teatro. Durante el mes que dura el proyecto, aprendemos un poquito cada día”, nos cuenta Rosa, una de las profesoras del grupo de niños entre cinco y seis años que hace hoy la visita guiada a los Teatros del Canal. “¿Sabes? ¡Hemos visto las tripas del teatro!” –nos cuenta una ojiplática niña rubia.

El objetivo de este proyecto, nos cuentan las profesoras, es que “vean más allá de lo que ven en un espectáculo”, y que descubran cómo con trabajo e imaginación se puede hacer soñar a niños como ellos.

Desarrollar una actitud crítica ante la vida

Ya lo decía Alejandro Casona: “Es difícil hacer teatro para niños. Se trata de buscar su nivel sin agacharse”. El dramaturgo de la generación del ’27 dedicó muchas de sus obras al público infantil y juvenil, y conocía mejor que nadie las exigencias del género. Los niños pueden ser los espectadores más entusiastas, pero también los críticos más duros.

visita-teatro-para-niños-sergio-gonzalez-valero

Foto: Sergio González Valero

Llevar a los niños al teatro no solo consigue que se entretengan, también les hace desarrollar su creatividad e imaginación, y les acostumbra a decidir por sí mismos lo que les gusta y lo que no. La mayoría de las obras, además, tratan de fomentar valores como la igualdad, el respeto, la tolerancia o el compromiso.

“Yo nunca había venido al teatro, y me da mucha emoción” –dice un pequeñajo de ojos verdes–. Sus nervios son seguramente compartidos por la compañía, una más de las que cada día aceptan el reto de incluir espectáculos infantiles en su repertorio.

Enfrentarse a este público es un reto que aceptan cada día más y más compañías, incluyendo espectáculos infantiles en su repertorio. Esta tendencia se da no solo a nivel español, sino que es extensible al resto de Europa e incluso al marco latinoamericano; algo que se hace visible en ferias y festivales como Fetén, que se celebra cada año en Gijón, o Teatralia, que cumple en 2014 su XVIII edición, y que reunirá en la Comunidad de Madrid producciones de Canadá, Argentina, Italia, Francia, Portugal, Países Bajos, Suecia, Brasil, Dinamarca o la India.

También te puede interesar

Conoce las partes de un teatro que no ves como esp... "Señoras, señores, falta un minuto para que dé comienzo la representación...". Las luces se atenúan y tú te preparas para disfrutar de la función... ¿...
El amarillo da mala suerte, pero ¿por qué? Te descubrimos el origen de 4 supersticiones en torno a los espectáculos de teatro.  El martes y 13 es sin duda uno de los peores días del año para m...
Beneficios de la música para el cerebro y el desar... Seguro que muchas veces has oído eso de que utilizamos solo un diez por ciento de la capacidad de nuestro cerebro. Dicen que si lográsemos utilizar el...
10 razones científicas por las que el teatro es bu... El teatro es una buena manera de entretenerse, un plan perfecto para una primera cita, nos sirve para defender o criticar aquello que pasa en la socie...

Etiquetas

, , , ,