‘El mercader de Venecia’ de William Shakespeare: amor, dinero y carne de cerdo

el-mercader-de-venecia-foto-John-Wildgoose-D

El mercader de Venecia es una de las obras más populares de Shakespeare. Desde su estreno en 1605, ha sido interpretada en teatros, cines e incluso televisión, y el personaje de Shylock es codiciado por los actores de mayor fama. Muchos conoceréis la trama de la historia, pero hoy queremos analizar los temas que subyacen: amor, dinero y carne de cerdo.

Dos historias de amor en ‘El mercader de Venecia’: Porcia y Bosanio, y Yésica y Lorenzo

Porcia, mujer rica e inteligente de Belmont, decide elegir marido mediante un juego: tendrá tres cofres, y sólo uno de ellos contendrá un retrato suyo. El que acierte en qué cofre está el dibujo, se convertirá en su esposo; pero quien pierda habrá de entregar también toda su riqueza. Los príncipes de Marruecos y Aragón fallan en su apuesta; y Bosanio, joven de Venecia, decide probar suerte. Por supuesto, escoge el cofre correcto, y desde ese momento la pareja se jura amor eterno.

Mientras, en Venecia, Yésica, la hija de Shylock, se siente oprimida. No sólo por su padre, sino también por la religión judaica, que el primero profesa de manera estricta. Dejando atrás su inocencia, Yésica roba a su padre y le abandona para reunirse en Belmont con su amado Lorenzo (y de paso, convertirse al cristianismo).

Más allá del amor romántico, en El mercader de Venecia también hay muestras de amor entre amigos (Antonio y Basanio tienen una amistad muy profunda) o amor paterno-filial (Shylock llora amargamente la pérdida de su hija).

Tiene sentido que Shakespeare hablase tanto de amor en sus obras porque probablemente sería uno de los temas preferidos de la época.

Dinero en ‘El mercader de Venecia’

El poder o la ambición son temas habituales de las obras de Shakespeare, pero en ninguna se ve el tema del dinero tan claramente como en El mercader de Venecia.

Antonio, el mercader al que se refiere el título, presta dinero a Bosanio para su conquista de Porcia. Sin embargo, como diríamos hoy en día, a Antonio “le falta cash”; sus riquezas están en barcos comerciando en el extranjero.

Por eso, acude a un prestamista: Shylock. Antonio se compromete a devolver la deuda tan pronto como lleguen sus mercancías. Tan seguro está de sus bienes, que accede a darle a Shylock una libra de su propia carne en caso de no poder cumplir su palabra. ¿Problema? Las naves se hunden. Y ya tenemos el conflicto montado. Shylock, profundamente herido por el trato que recibe de los cristianos como Antonio, quiere su dinero o su venganza.

Los dos espacios que encontramos en la obra le sirven a Shakespeare para crear una antítesis. Nos muestra la dualidad entre el materialismo y los sentimientos. Venecia es sofisticada, pero fría y egoísta. Allí se da el comercio, las estipulaciones bancarias, los intereses, los préstamos… En contraposición, está la ciudad de Belmont, donde el dinero no importa, y el amor es idílico.

el mercader de venecia-el-salon-de-juego-pietro-longhi

El juego era otro de los vicios en Venecia en la época.

Un final inesperado para un público rico y exigente

Pero recordemos que las compañías isabelinas salían de gira y representaban en casa de los ricos, a quienes no les hubiese gustado un final infeliz para el comerciante. Por eso, al final de El mercader de Venecia, se descubre que tres de los galeones de Antonio han llegado a tierra. No está arruinado, como en un primer momento habíamos pensado. Parece que el único que pierde en esta obra es el judío Shylock: sin hija, sin dinero, y obligado a convertirse al cristianismo. Lo cual nos lleva a la…

Carne de cerdo en ‘El mercader de Venecia’

Como ya hemos dicho, el personaje de Shylock es de religión judía. Pero en Inglaterra, los semitas habían sido expulsados siglos antes de la publicación de la obra y no empezaron a asentarse de nuevo hasta unos cincuenta años después. Posiblemente el autor no conociese a ningún practicante.

¿Por qué decidió Shakespeare incluir la religión de una forma tan determinante en El mercader de Venecia?

Se dice que una de las fuentes de la obra fue el caso de Rodrigo López. El también conocido como Ruy López era un médico portugués de ascendencia judía que se había convertido al cristianismo. En Londres llegó a ser el médico de la reina. Pero durante las guerras entre España e Inglaterra, se le acusó de traición y de querer envenenar a Isabel I. Fue condenado y ejecutado en la horca. Un escándalo político que ocurrió cuatro años antes del estreno de El mercader de Venecia.

Muchos han querido ver en El mercader de Venecia un manifiesto antisemita (por las características negativas con las que se le representa); y otros tantos defienden que se trata de una crítica a la discriminación racial. No podemos saber qué pensaba Shakespeare cuando escribió la obra, pero gracias a Dios (sea el que sea) podemos seguir disfrutándola.

 

el mercader de venecia-shakespeare-on-tour

‘El mercader de Venecia’: una de las funciones a elegir por el público en Shakespeare´s Globe on Tour 

No debemos olvidar que en el teatro isabelino, el público expresaba abiertamente qué partes de un espectáculo les gustaban y cuáles no. Así, el dramaturgo iba conformando su pieza.

Tanta importancia tenía el público, que la compañía del bardo inglés, el Shakespeare’s Globe Theatre, ha decidido devolver a los espectadores el poder. Cada noche, el espectáculo Shakespeare´s Globe on Tour, les permite elegir qué función quieren ver, entre una selección de tres: La fierecilla domada, Noche de Reyes o El mercader de Venecia, precisamente.

 

Fotos: John Wildgoose (Portada) / Shakespeare's Globe Theatre (Cartel) / Pietro Longhi (Cuadro: El salón de juego)

También te puede interesar

Conoce las partes de un teatro que no ves como esp... "Señoras, señores, falta un minuto para que dé comienzo la representación...". Las luces se atenúan y tú te preparas para disfrutar de la función... ¿...
El amarillo da mala suerte, pero ¿por qué? Te descubrimos el origen de 4 supersticiones en torno a los espectáculos de teatro.  El martes y 13 es sin duda uno de los peores días del año para m...
Beneficios de la música para el cerebro y el desar... Seguro que muchas veces has oído eso de que utilizamos solo un diez por ciento de la capacidad de nuestro cerebro. Dicen que si lográsemos utilizar el...
10 razones científicas por las que el teatro es bu... El teatro es una buena manera de entretenerse, un plan perfecto para una primera cita, nos sirve para defender o criticar aquello que pasa en la socie...

Etiquetas

, , , ,