Cómo reconocer al amor de tu vida echándole un poco de teatro

disney-pixar-up-ellie-carl-destacada

Venga a besar ranas esperando que se convirtieran en príncipes o princesas, y resulta que al amor de tu vida hay que encontrarlo en la especie humana… ¡Ya podían habernos dicho eso en los cuentos!

La buena noticia es que ahora que ya lo sabes, te vas a encontrar con muchos más candidatos a ser tu pareja perfecta. La mala… ¡que lo difícil no es encontrar, sino identificar a tu media naranja! Pero ‘que no panda el cúnico’. Hemos hecho un ‘exhaustivo’ estudio del romance en la escena, y tenemos las claves para reconocer al amor de tu vida. Para que luego digan que el teatro no da lecciones útiles para la supervivencia.

No le importan tus defectos

Da igual si te levantas con ojeras y melena leonina, si no puedes articular palabra hasta que te tomas el primer café, o si por las noches te conviertes en pájaro. El amor de tu vida sabrá pasar por alto estos embrujos que te hacen (temporalmente) una persona… menos deseable. Tomamos como ejemplo a Sigfrido, de El lago de los cisnes, que se enamoró de Odette a pesar de estar bajo el hechizo de Rothbart, que le hacía volverse un cisne en cuanto anochecía.

Se preocupa por tu salud

Sea tuberculosis o la gripe masculina (suponiendo que exista), el amor de tu vida se preocupará de ir a visitarte cada día durante tu enfermedad y conseguirá que lleves un estilo de vida más saludable; como Alfredo, el galán de La Traviata. Eso sí, no hace falta que recuerde exactamente el feliz día en que te conoció; eso se lo dejamos a la ópera.

No trata de cambiarte

Una cosa es que se preocupe por tu salud, y otra muy distinta es que quiera convertirte en una persona que no eres. Declaramos la guerra al “ya le cambiaré”. Sin embargo, hay ocasiones en que cuesta discernir este rasgo en el amor de nuestra vida, como le ocurrió a Nora, la protagonista de Casa de muñecas, quien, después de muchos años de matrimonio con Torvaldo, se da cuenta de que él no le permitía ser ella misma, sino solo un juguete, “su muñequita”.

Salir de estas relaciones suele ser siempre complicado, y un acto de valentía y coraje considerable. No en vano, Nora se ha convertido en uno de los personajes clave de la historia del teatro universal

¡Celos, no!

Hemos visto en el teatro muchas historias de celos, y de personajes que los utilizan para seducir a su amor… Pero la mayoría de las veces, estos traen más fracasos que victorias. Piensa en Carmen, la cigarrera de Sevilla, que trajo al soldado Don José por la calle de la amargura, hasta el punto de que terminó por matarla y entregarse a la justicia… Así que ¡mucho cuidadito si detectas que utiliza los celos como estrategia!

Vuestras familias son amigas

Que sí, que la suegra no le cae bien a nadie… Pero de ahí al odio sempiterno hay un trecho. Para reconocer al amor de tu vida te ayudará el que sea una persona que agrade a tu entorno. Si tenéis que casaros en secreto e huir desterrados, o simular que estáis muertos para que vuestras familias ‘traguen’ con la relación… Lagarto, lagarto. Romeo y Julieta ya pasaron por eso, y la verdad es que su final no fue el más deseable.

No te quiere por tu dinero… Pero a nadie le amarga un dulce

¿Imaginas heredar una increíble fortuna de tu difunto esposo? ¿Y que la ruina de tu ciudad dependiera de que te casases de nuevo con un ‘paisano’? Algo así le ocurre a La viuda alegre. Ella está enamorada de Danilo, pero no quiere comprometerse sin estar segura de que él le ama de forma honesta. 

la viuda alegre reconocer al amor de tu vida

Natalia Millán como ‘La viuda Alegre’

Después de muchas idas y venidas (y de mucha picardía y glamour de por medio), todo termina bien, para el condado de Pontevedro y sobre todo, para la pareja protagonista: enamorados ¡y encima ricos! ¿Qué más se puede pedir?

Con todo, reconocer al amor de tu vida no es fácil…

… Y puede que te salga mal. Mira por ejemplo a la protagonista de Miss Saigon (el musical inspirado en la ópera de Puccini Madame Butterfly):

Después de haber encontrado al que creía que era un buen marido, éste la abandona en Vietnam sin saber que deja también a un hijo allí. Poco después volverá de los EEUU, ¡pero con una nueva esposa! Equivocarse como la pobre Miss Saigon está permitido, pero ya que vamos prevenidos, mejor evitemos los finales dramáticos, ¿no te parece?

Fotos: Disney-Pixar / Teatro Arriaga

También te puede interesar

Conoce las partes de un teatro que no ves como esp... "Señoras, señores, falta un minuto para que dé comienzo la representación...". Las luces se atenúan y tú te preparas para disfrutar de la función... ¿...
El amarillo da mala suerte, pero ¿por qué? Te descubrimos el origen de 4 supersticiones en torno a los espectáculos de teatro.  El martes y 13 es sin duda uno de los peores días del año para m...
Beneficios de la música para el cerebro y el desar... Seguro que muchas veces has oído eso de que utilizamos solo un diez por ciento de la capacidad de nuestro cerebro. Dicen que si lográsemos utilizar el...
10 razones científicas por las que el teatro es bu... El teatro es una buena manera de entretenerse, un plan perfecto para una primera cita, nos sirve para defender o criticar aquello que pasa en la socie...

Etiquetas

, , , , , , , ,