Si quieres estar ‘in’, dale al teatro Off

interruptor-on-off

El teatro Off. El Off-Off. El Off del Off. La vida ha cambiado y con ella los términos que están de moda. A veces es difícil distinguir a un hipster de un vagabundo, y reconocer que cuando alguien habla del Off no se refiere a un interruptor, sino a las producciones teatrales de pequeño formato que arrasan en la escena madrileña… Lo sabemos. Y por eso te dedicamos este post, para que vuelvas a estar completamente ‘in’.

Brunch, cosmopolitan y teatro Off

Como el ‘brunch’ (mitad desayuno, mitad almuerzo) y el ‘cosmo’ (ese cóctel que nunca dejaban de beber las protagonistas de Sexo en Nueva York), todo esto del ‘Off’ se les ocurrió también a los americanos. El teatro Off surgió en Broadway, Nueva York, para incluir los montajes de teatro, musicales o de revista que se representaban fuera del circuito más comercial, y con un menor presupuesto. Se le denominó Off-Broadway, y el modelo cuajó rápido en otras ciudades, como Madrid, donde nos referíamos a este fenómeno como teatro independiente o alternativo, para contraponerlo a los teatros públicos y a los comerciales.

sexo-en-nueva-york-cokctail-teatro-off

Las protagonistas de “Sexo en Nueva York” con su inseparable cóctel.

Pero la cosa no se queda ahí. En los años ’60, en EEUU nace una reacción en contra de este teatro alternativo, que seguía demasiado ligado a las exigencias del público (y de la taquilla) como para poder permitirse el lujo de experimentar. Se crea entonces el Off-Off-Broadway, que se caracteriza por una gran cantidad de propuestas de creadores muy jóvenes, con ganas de probar cosas nuevas, y en muchos casos, con dramaturgia de los propios actores. Este nuevo teatro necesita nuevas salas, que suelen tener menos de 100 butacas, y que eran frecuentadas por público mayoritariamente joven.

La necesidad agudiza el ingenio

La globalización y la crisis hicieron el resto. Después de triunfar en Nueva York, el ‘off del off’ se volvió imprescindible para definir la escena teatral argentina contemporánea. Salas como Timbre 4, fundada por Claudio Tolcahir, se han convertido en un referente esencial cuando se habla del teatro iberoamericano, y han provocado que Buenos Aires se convierta en la ciudad con más salas de teatro del mundo, superando incluso a su predecesora neoyorkina.

Era solo cuestión de tiempo que el teatro en Madrid fuese un nuevo ejemplo de la escena Off. Como bien explica Luis Rallo, uno de los componentes fundamentales de 94 West Producciones, la compañía que inaugura la Sala Negra de los Teatros del Canal con True West (el auténtico Oeste), el panorama del teatro Off madrileño “es difícil de definir porque es muy ecléctico, pero sí que hay un elemento común y es que surge de la necesidad de contar historias más allá de los medios con los que se cuente o el espacio donde se haga”.

Estos espacios que Rallo menciona van desde el vestíbulo de un teatro en el centro de Madrid hasta los aseos de una cafetería. Salas de representación improvisadas que hacen que la imaginación de autor y espectador se dispare. Muchos de estos locales nacen además con afán multicultural. El contacto entre la gente del teatro, las artes plásticas, la música o la enseñanza añade otro plus de enriquecimiento a la experiencia Off.

nave-73-sala-exposiciones

Nave 73, una de estas salas multiculturales que combinan teatro, exposiciones, formación…

El fenómeno ha desembarcado en la capital con fuerza, tanto es así que se califica ya de “milagro teatral”. Un milagro que supone una oportunidad para nuevos creadores, que en lugar de buscar trabajo pueden generar el suyo propio. “Lo bueno de todo este movimiento Off es que demuestra lo vivo que está el teatro” –explica Rallo–. “Lo malo es que cada vez se hace más en precario y puede llegar un momento en que se deje de valorar todo el trabajo que hay y tiene que haber detrás”.

Lo atractivo de la desnudez

Y es que, al fin y al cabo, el concepto es el mismo. Para hacer teatro se necesita una historia, actores y público, y eso es igual en una sala de 10 butacas o en un auditorio de 800; y necesita igualmente de mucho esfuerzo y trabajo de un equipo.

Sin embargo, muchos se sienten atraídos por el teatro Off al verlo como una vuelta a los orígenes, sin la ayuda de luces o escenografías apabullantes como las que vemos en las grandes producciones. Una desnudez que ha seducido incluso a grandes nombres de la escena, como José Carlos Plaza, que dirige True West. “Se lo propusimos (…) y no dudó ni un segundo en embarcarse en la historia. Él viene del teatro independiente y nunca ha dejado de estar vinculado a este tipo de proyectos. Eso demuestra su talla no solo como director, sino como ser humano”, cuenta Luis Rallo.

También los autores están cada vez más dispuestos a representar sus textos en la escena Off. El propio Sam Shepard, el autor estadounidense más celebrado desde Tennessee Williams, es un habitual del Off-Broadway, y su presencia en el circuito alternativo madrileño con True West no hace sino confirmar que, como ocurriera en Estados Unidos, el hermano pequeño del teatro comercial se va haciendo mayor. El guionista de Paris, Texas es él mismo un ejemplo de creador multidisciplinar con ganas de experimentar. Con 30 años ya había escrito y estrenado 30 obras. Pero no solo escribe, sino que también dirige, actúa y compone, lo que le ha llevado a ser uno de los mitos del cine y el teatro contemporáneos.

sam-shepard

El dramaturgo Sam Shepard

Seres humanos que aman el teatro. Que necesitan el teatro. Ese parece ser el resumen del teatro Off y de su éxito: que tanto público como compañías consigan satisfacer su espíritu. Luis lo tiene claro cuando le pedimos un consejo para quienes ahora se plantean montar una obra de pequeño formato: “Que no se lo plantee mucho. Que lo haga”.

También te puede interesar

12 grandes personajes masculinos del teatro univer... ‘No hay papeles pequeños, solo actores mediocres’. La frase se atribuye al maestro de la interpretación Konstantin Stanislavsky. Y aunque no pretendem...
Maribel Verdú, musa de Instagram, confiesa sus pec... Maribel Verdú es la musa española, la reina de Instagram (su cuenta está a punto de alcanzar los 100.000 seguidores) y la protagonista de Invencible, ...
Jean Claude Carrière: ‘Jamás rehusaré hablar... Jean Claude Carrière lleva zapatillas tipo 'Vans' y una maleta tipo 'Kipling'. Dice que le gusta el contacto con los jóvenes, y está claro que bebe ta...

Etiquetas

, , ,